La uva Cabernet Sauvignon

Hace solo 16 años, un par de investigadores rastrearon los orígenes de la uva Cabernet Sauvignon  por lo que a lo largo de la historia era denominada con diferentes nombres.

Esta investigación dio como resultado que la uva era producto de la mezcla de dos variedades nativas de Francia: Cabernet franc y Sauvignon blanc.

Se supone que esta mezcla se produjo alrededor del siglo XVII cuando la práctica de cultivar distintas variedades de uva en un viñedo y luego cosecharlas y producir vino a partir de todas ellas juntas era algo común, principalmente en la región vinícola de Burdeos.

Actualmente, la uva Cabernet Sauvignon es la segunda más cultivada a nivel mundial con Francia (especialmente Burdeos) en primer lugar, pero también cultivada en Italia, España, Portugal, Grecia y, básicamente, en todos los países productores de vino, conocida ahora como la reina de las uvas.

Uva que crece fácilmente en cualquier tipo de clima y, aunque no es tan prolífica como otras tiene un alto rendimiento.

En cuanto al sabor, nos brinda un vino tinto con presencia frutal, principalmente a grosella negra y también a moras, con mucho cuerpo, estructura y taninos fuertes, con una clara acidez y niveles de alcohol de medios a altos. El color es profundo, generalmente opaco, y con un tono azulado o púrpura, puede ser añejado en roble y resulta muy bien tanto con roble americano como francés.

Queda la duda entonces es si el Cabernet Sauvignon es realmente uno de los mejores  y mas ricos vinos  o  si esto es  debido al extenso y provechoso cultivo de esta uva, la respuesta a esta pregunta solo podrá  responderla cada uno de acuerdo a su propio paladar.

Como siempre lo comentamos, no existen generalidades, el mejor vino es siempre el que más te gusta y lo puedes tomar en donde a ti te haga más feliz, lo importante es disfrutar cada botella de principio a fin.